Seguridad vial, la otra pandemia silenciosa

A pesar de que en México se han reducido los fallecimientos a causa de los accidentes de tránsito, no se cumplirá con el objetivo de reducir al 50% la cantidad de fallecimientos por accidentes viales para este 2020, tal y como se había proclamado en el acuerdo ministerial de 2010 que estableció la Asamblea General de Naciones Unidas como el Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020.

En la 11ª edición de Diálogos Empresariales de Logística que llevó por título Seguridad vial, la otra pandemia, los panelistas expusieron que aún se tienen grandes retos para alcanzar el objetivo de reducir las muertes viales, sobre todo que el gobierno federal requiere emitir una regulación para reducir los altos índices de mortalidad por accidentes automovilísticos.

En 2018 se registraron 15,574 decesos por accidentes viales, una disminución de apenas un 6.3% en contraste con las 16,615 muertes registradas en 2011, de acuerdo con las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

“Hubiéramos esperado que de 2011 hacia 2018 tener una curva descendente, por lo tanto, para 2018 hubiéramos rondado sobre 10,000 fallecimientos, es decir 6,000 personas más están falleciendo cada año y eso es muy crítico”, comentó Salvador Saavedra, consejero técnico de la Alianza Nacional por la Seguridad Vial (Anasevi).

El Secretariado Técnico del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (Stconapra) reconoció en 2011 que los accidentes viales representaban una verdadera epidemia silenciosa que cada año le cuesta a México 24 mil muertes y lo posiciona como el 7° país con más muertes por estas causas a nivel mundial, sin embargo, al no cumplirse los objetivos del Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011–2020 se estableció un nuevo acuerdo denominado “Declaración de Estocolmo” que tiene como meta reducir las muertes por choques y atropellamientos en al menos un 50% entre 2020 y 2030.

“No fue el esfuerzo suficiente en los diversos pilares que se determinaron en el plan, lo que se logró fue básicamente la estabilización del número, tenemos que trabajar de manera metódica y constate para reducir el número de muertos por accidentes de tránsito”, manifestó Miguel Guzmán, director de seguridad vial del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi) México.

De acuerdo con Guzmán, los sistemas de gestión de velocidad (radares) que se colocaron en diversos puntos de alta siniestralidad vial lograron disminuir los accidentes viales, sin embargo, no se tuvieron los argumentos técnicos para la aplicación y la operación correcta, lo que desafortunadamente hizo que la ciudadanía no viera con buenos ojos lo que en otros países ha tenido resultados.

Por su parte, Enrique Beltrán, presidente del Instituto para la Prevención y Seguridad en el Transporte y la Seguridad (Ipreset), manifestó que al término del decenio el resultado es negativo; manifestó que en México se requiere tener un registro adecuado del número de decesos en los accidentes viales, así como llevar un registro del número de personas que queda lesionada y que posteriormente fallece derivado a una lesión consecuencia de un accidente vial.

“El que carezcamos de una ley de seguridad vial que permita llevar la rectoría del estado, nos lleva a un tema de impunidad”, agregó.

En la misma ruta, Daniel Montañez, gerente de logística y distribución de la Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP), detalló que la normatividad en México se encuentra desarticulada desde la federación hacia los gobiernos estatales en la que cada uno va implementando sus propias normas de acuerdo a la situación de cada entidad.

“Se necesita una ley de seguridad vial, es indispensable tener este órgano rector, así como un observatorio nacional de lesiones que ya existe en muchos países de Latinoamérica y se ha demostrado que a través de este observatorio que rige a nivel nacional en cada uno de estos países ha logrado hacer una diferencia en el índice de accidentalidad y disminución de fallecidos por accidentes viales”, comentó.

Cabe destacar que actualmente la Ley General de Seguridad Vial se encuentra detenida, ya que se requiere que se concrete la modificación constitucional al artículo 73 para que el Congreso de la Unión tenga facultades para legislar en aspectos relacionados con la Seguridad Vial y así se pueda dictaminar la iniciativa.

Si deseas conocer más acerca de Diálogos Empresariales de Logística, puedes revisar la transmisión completa en nuestro canal de Youtube:

Comenta y síguenos en Twitter: @ItzelDuranM / @GrupoT21

  • Consulta la edición electrónica de la revista T21 de junio en este link
  • Suscríbete aquí al boletín de noticias de T21