Arrendamiento, “atajo” para reactivar al autotransporte

Adquirir un vehículo mediante el arrendamiento ha cobrado mayor fuerza ante los efectos económicos que ha provocado la crisis sanitaria por COVID-19 (coronavirus) porque permite a los transportistas poder enfocar su capital en reactivarse, más que en la compra de una unidad, aseguraron especialistas en arrendamiento vehicular y gestión de flotas.

“El arrendamiento puede generar un mejor flujo, que los recursos se utilicen en estructura, para mantener a la plantilla laboral, para voltear hacia nuevos productos u otras alternativas que se necesitan generar a partir de esta situación”, dijo Gabriel Escárcega, director de ventas de camiones de Element en el marco de Diálogos Empresariales de Logística, mesas de debate organizadas por Grupo T21.

De acuerdo con el especialista de Element, la reactivación de las cadenas de suministro en las diferentes industrias y el auge que ha tenido el transporte de última milla han provocado que los negocios replanteen el modo de llevar a cabo sus operaciones y busquen alternativas para poder llegar a su clientes a como dé lugar, y una de ellas ha sido la adopción del arrendamiento como vehículo financiero para adquirir un camión.

En ese sentido, Mauricio Medina, Presidente de la Asociación Mexicana de Arrendadores de Vehículos (AMAVe), comentó que cada vez hay más transportistas que incursionan en la renta de equipo como un modelo para cubrir la demanda de sus clientes, por lo que en los últimos 3 años este esquema ha tenido un crecimiento significativo.

Cobertura especial: COVID-19 y su impacto en la cadena de suministro

Datos de la AMAVe indicaron que en 2018 el crecimiento (en comparación con 2017) fue de 7%, en 2018, de 10% y en 2019 de 11%, mientras que en mayo 2020 se disparó hasta 45% en comparación con igual mes de 2018.

“El arrendamiento en los últimos 3 años ha sido un vehículo que se ha utilizado más en el transporte de carga como participación del total de las placas que se registran de unidades nuevas, lo que es sin duda una noticia buena para el sector porque significa que las transportistas cada vez están volteando más a ver este producto y eso alienta para que los participantes lo sigan ofreciendo”, comentó al respecto.

Marco Luque, director nacional de ventas de arrendamiento puro de Paccar, coincide, pues mencionó que desde Paccar el crecimiento de este vehículo financiero ha sido gradual los últimos cinco años, entre 12 y 14% en promedio aunual, aunque en temporadas de crisis ha llegado hasta el 17 por ciento.

“El porcentaje de market share o de penetración de lo que ha vendido Kenworth los primeros cuatro meses (febrero-mayo 2020), crecimos un 30% y eso es debido a que hemos utilizado estrategias como la que tenemos ahora en línea, impulsando a las empresas que tienen la necesidad de vender sus productos”, dijo.

Aunque el arrendamiento de vehículos ha cobrado mayor fuerza, los especialistas aseguran que existen algunos topes para lograr un crecimiento más exponencial, y se trata de los retardos que ha tenido la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para el emplacamiento de unidades.

“Parte de lo que nos tiene amarrados, y no nada más a nuestra marca, es el emplacamiento, desde que empezó la contingencia el emplacamiento ha estado a cuenta gotas”, reconoció el directivo del brazo financiero de Paccar.

UNA NUEVA RUTA

De acuerdo con los especialistlas en arrendamiento, la renta de unidades continuará al alza debido a que las nuevas generaciones de transportistas ya no se preocupan tanto por tener una flota propia, sino en hacer producir más a sus activos.

Al respecto, Mauricio Medina comentó que a la gente le gusta ser dueño de su auto, de su casa, pero es una cultura que está cambiando y que debe cambiar.

“En estos momentos donde hay incertidumbre, donde hay volatilidad, el arrendamiento es muy flexible porque se puede planear de mejor forma los tiempos, hacer arrendamientos a distintos plazos, puedes apoyarte en el tema del flujo”, agregó.

En ese sentido, Luis Cavazos, director general de SARMW, aseguró que las ventajas que ven como transportistas sobre el arrendamiento de vehículos o remolques, es que se tiene más pronto la disponibilidad de la unidad, a diferencia de las armadoras o de otros planes de financiamiento, lo que permite mantener satisfechos a sus clientes, sobre todo en este momento en que la operación de unidades se incorpora en la ruta de una “nueva normalidad”.

“Hay incertidumbre, los fabricantes apenas comienzan, no se sabe qué va a pasar con el tipo de cambio, y si se necesita un equipo para poder operar, pero es una ruta nueva o un cliente nuevo, no se sabe si va a funcionar, entonces esta es la ventaja, que se pueden adquirir equipo en corto tiempo y por determinado tiempo”, dijo.

En ese sentido, Marco Luque explicó que se diseñan planes conforme a los costos de cada transportistas que al final pueden conducir a una “caja china”.

“Y esto tiene mucho que ver con la estrategia fiscal que tenga cada una de las compañías, arrendamientos a corto plazo, a largo plazo. Tiene que ver con el producto que mueven los clientes y por dónde lo mueve”, agregó el director nacional de ventas de arrendamiento puro de Paccar.

Comenta y síguenos en Twitter: @XanathLastiri / @GrupoT21